Los contratos no existen, son las colaboraciones

Los contratos no existen, son las colaboraciones

By 9 septiembre, 2015 Páxina 81 No Comments
EspacioNido

En enero de 2013 ponía el punto y final a una experiencia profesional maravillosa en Corcubión, en Costa da Morte. Del 1 de enero al 1 de abril de ese año, día en el que se escribe la primera línea en la página 81, el número de currículos enviados fue 0. ¿Por qué?

Motivos había muchos. Conocía bastante bien el panorama laboral al que me enfrentaba, un camino minado lleno de más contratos en prácticas o de formación (ya soy uno de los becarios con más recorrido del país) que terminaba en un puesto de responsabilidad, con gente a mi cargo y un salario de los que recomienda Europa. Y sabía del margen de mejora del sector en cuanto a la profesionalidad y calidad de los trabajos; ahí había una oportunidad.

Por otra parte quería apostar por un proyecto propio y aquí. Mi primera web (la de una supuesta agencia de marketing) estaba solo en gallego; ¿qué pensarían en Google? El mensaje es que si consideráis que tenéis algo que aportar hay que arriesgar. Si es una locura, como mínimo, ya es un proyecto diferente.

Impartí un curso en la Universidad de Vigo al que no fueron muchos alumnos y nadie validó mi aptitud como formador en LinkedIn, no me hagáis mucho caso. Pero este tiempo me sirvió para aprender algunas cosas que hoy quiero compartir y que algún día desaprenderé, posts hay para eso.

Trabajo freelance

En tiempos de empresas deconstruídas y de profesionales que buscan proyectos en los que colaborar, los portales de trabajo freelance parecían la solución perfecta. ¿Conocéis Nubelo o Infojobs Freelance? Es verdad que la competencia es mundial (literalmente), que la red está llena de profesionales más cualificados. En mi caso desactivé las notificaciones de correo harto de encontrarme ofertas de colaboración como esta.

ofertaNubelo

En el presupuesto del proyecto pone “hasta 150€”. 150€ por unos 15 posts de 800 palabras que, por supuesto, son fáciles de escribir y que significan el comienzo de una bonita y larga relación de trabajo. No sé como de rápido escribís pero a mí la hora me sale a poco más de 3€.

La realidad es que el portal no controla ni la calidad ni la remuneración de los proyectos y lo que es peor, el precio por el que algunos profesionales están dispuestos a desarrollar un trabajo.

Espacios de coworking

EspacioNido2

… de trabajo compartido o colaborativo. ¿Qué nombre escogeríais vosotros? No me llevo nada bien con los anglicismos. También en abril de 2013 llegué al Espacio Nido. Después de decidir crear un proyecto propio el siguiente paso era trabajar fuera de casa. Era una cuestión de salud…, y de futuro.

Porque el Nido, más allá de la buena relación con los demás coworkers / amigos, del buen ambiente de trabajo, etc., significa aprendizaje, colaboraciones y contactos. Lo primero es cuestión de ganas y de que no te puede molestar trabajar con ruido; más bien se recomienda tener un oído puesto en la mesa de al lado. Lo segundo no pasa el primer día, requiere tiempo y esfuerzo, pero pasa. Y lo tercero ocurre y funciona (se mantiene en el tiempo) cuando se desarrolla un trabajo de calidad.

Pensad en espacios de coworking como sitios en los que los profesionales sumamos fuerzas, capaces incluso de crear vida en sitios pequeños. En Vigo el boom de este tipo de espacios recuerda al que vivimos hace unos años con los centros comerciales…

Del proyecto a la colaboración

Y no al revés. Se acabaron los contratos, los salarios y las cestas de Navidad. Esta es la nueva manera de trabajar. Hay muchos proyectos y profesionales distintos pero antes de la primera reunión conviene saber que se quiere hacer y, muy importante, tiene que haber tanto presupuesto como autónomos participen.

Y toca cambiar currículo por marca personal. Un perfil en LinkedIn cuidado (no soy un ejemplo) y un sitio en el que contéis quiénes sois y en qué proyectos trabajáis, y que actualicéis periódicamente con contenidos relacionados con el trabajo que desarrolláis. ¿Conocéis about.me?

A día 9 de septiembre del 2015 aún recibimos currículos de “profesionales responsables, organizados, dinámicos, multidisciplinares, con ganas de aprender y acostumbrados a trabajar en equipo”. Aceptada colaboración como relación profesional conviene ponerse a trabajar en el párrafo anterior. ¿Qué pensáis? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies